miércoles, 18 de julio de 2012

El niño miedica

Antonio y su hijo iban a pescar hace años. Les gustaba y la mayoría de las veces cogían caramales, chocos,...
Un día Antonio estaba pescando por la parte de fuera del muelle y Toni, su hijo, estaba pescando por la parte de dentro. Toni usaba una pulpera porque quería coger pulpos. Pero lo que cogió no era un pulpo. Notó que algo había picado así que empezó a recoger la pulpera. Cuando estaba casi arriba una cosa con unas patas muy largas comenzó a subir y el niño soltó la pulpera acojonado. Antonio, que lo estaba viendo todo desde arriba le gritó al ver que había tirado un cangrejo enorme: maricooon.


No hay comentarios:

Publicar un comentario